domingo, 9 de marzo de 2014

Si te vas a marchar

S
Me gustaría encontrarte en mil sitios y vidas. Aunque solo fuese por el capricho de probar que no eres un sueño. No es fácil estar en el abismo, pero peor es salir para volver a caer. Así que, ahora que has llegado, no te vayas para siempre. Porque si te vas, solo estás obligándome a buscarte de nuevo, y sabes que te encontraré, así que no gastes tus botas en marchar, y yo no gastaré mis lágrimas en llorar tu partida. ¿Es un trato justo, no? Lo sea o no, te irás. Y yo también me acabaré marchando. Y entonces, tendré que dejar al destino que elija si nos encontramos o no. No quiero ponernos en manos de algo así, tan abstracto. "Destino". Reconozco que si lo repito muchas veces, no suena tan mal, pero que lo abstracto solo me gusta si viene de ti. Ya sabes, de tu andar, de esa manera que tienes de mirar a todas partes y a ningún sitio al mismo tiempo... Eres abstractamente hermoso. Así que, si te vas a marchar, permíteme buscarte hasta encontrarte. Tal vez así nos podamos conocer en una tienda antigua de discos, en las notas que resuenan en las paredes de una habitación o en una calle que conserva tu olor.